Koronavírus

Que no panda el cúnico.

Tenemos la primera reunión de equipo virtual. Indicaciones vagas. No culpo a nadie. Es la primera vez que enfrentamos profesionalmente una situación de pandemia en nuestras vidas.

Va acabando la reunión. Sonrisas vacías asintiendo a través de las cámaras de nuestras laptops. Creo que aún no sabemos bien qué esperar, personalmente yo no lo sé. Se desconecta la videollamada. Me quedo un rato mirando la pantalla oscura.

El gobierno húngaro ha anunciado un decreto de emergencia. Dentro de él, por ejemplo, se menciona el cierre de universidades y que eventos cerrados de más de 100 personas están prohibidos. Las fronteras con algunos países han sido cerradas. Falsos testimonios relacionados al virus serán sancionados, así como la violación de la orden de cuarentena. Se sugiere que todo aquel que pueda trabajar de casa lo haga. Algunas empresas han empezado a acatar esta sugerencia, felizmente mi empresa lo hace.

Hungría tiene 32 infectados oficialmente con corona virus. El día que el decreto fue anunciado había 16 infectados de forma oficial. A su vez, Hungría cuenta con una población de alrededor de casi 10 millones de personas.

Magyarország (Hungría) y otros países europeos están tomando medidas con respecto a lo que ya está sucediendo en países como Italia o España.

Perú tiene 71 casos confirmados y una población cercana a los 32 millones de personas.

Dos semanas atrás recibía de mis amigos y colegas, humor negro sobre el nuevo virus que cada vez se hacía más popular en las actualizaciones de nuestras redes sociales. Es sólo una gripe. Un resfriado más. En Perú/Colombia/Brasil tenemos más enfermedades (Aquí en realidad depende del país de origen del amigo con el que estaba hablando).

Lo que está pasando ya aquí y en otros continentes es muestra de que ése no es el caso.

Este post no es para explicar cómo funciona el virus, su origen o sus características. Ya hay suficientes artículos científicos en internet que informan a quien desee acceder a tal información.

Considero que al ser Perú un país con 32 millones de personas, existe mayor facilidad para que este virus se propague y por ende el número de víctimas sea mayor. Aplica para los otros países latinoamericanos.

Vi un par de noticias sobre gente armando un búnker en sus casas como si estuviesen preparándose para un apocalipsis zombie. Congestión de supermercados. Un video de una mujer en un centro comercial llenando una botella plástica de un dispensador de alcohol gratis. Se suspenden eventos públicos de más de 300 personas, organizan una fiesta de 290. En fin.

No es un llamado al pánico, pero a la responsabilidad social.

Y puntualmente: Lávate las manos con jabón y agua al llegar a un nuevo lugar. No saludes de bezo y abrazo (somos latinos, pero no nos vamos a morir dejando de hacerlo). Quédate en tu casa, evita espacios concurridos.

Incito a mis amigos peruanos y latinos que sean responsables y empáticos. No se trata solamente de nosotros como individuos. De si nos encontramos dentro del rango de edad para sufrir los síntomas graves del virus. Incluso no se trata sólo de nuestras familias, pero de una responsabilidad social con todos y con la que debemos sentirnos llamados a cumplir.

#QuédateEnTuPutaCasa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s